Sometimos el cuento a la opinión de los especialistas en adopción.

mosqueado1Cuando mi hijo se enteró del verdadero significado de “haber sido adoptado”, fue como enterarse de que los reyes son los padres, pero a lo bestia. Saber que antes que yo había tenido otra madre le supuso un despertar brusco a una realidad que si bien siempre había estado ahí,en conversaciones, en videos y fotografías, nunca la había mirado de frente y a las bravas. Una cosa es ver en la tele el mágico mundo de la abeja Maya y otra que un día en el campo una abeja te pique. El niño sabe que Maya es una abeja, sabe lo que es la miel y de donde sale, pero no la relacionaba con que son reales y que a veces descifrar las realidades duele.

Para mi hijo pequeño descifrar en una conversación con su hermana mayor y conocedora de su historia (por ser su propia historia), lo que significa ser adoptado, es decir que tuvo otra madre que no pudo cuidarlo, le escoció tanto como escuece  el picotazo inesperado  de una abeja, y a medida que pasaban los días el dolor se iba extendiendo… seguramente el escozor le había conectado a aflicciones profundas, anteriores incluso a su propia consciencia. Yo lo observaba  y aunque trataba de acercarme sentía cómo si poco a poco se materializara un  muro, y lo peor es que mi hijo podía terminar dilapidado en él; aunque buscaba sus ojos  siempre que me sacaba el tema me mostraba su espalda, y el dolor que sus preguntas y sus comentarios destilaban me dolía también a mí y tenía miedo de no estar trasmitiéndole que de verdad podíamos hablar de su madre biológica sin resquemor, porque en esos momentos no era verdad, porque a él le dolía y a mí el verlo así y aunque  estaba abierta y dispuesta a contestar  todas sus preguntas, -en la medida de lo posible (entonces tenía 5 años)-, sabía que en lo más profundo había preguntas recurrentes cuyas respuestas me iban a resultar muy difíciles de argumentar.

Y para poner mis propios sentimientos y pensamientos en orden decidí escribir y describir el capítulo que mi hijo estaba viviendo…y el resultado fue un cuento.

En muchas ocasiones se ha hablado del poder terapéutico de los cuentos infantiles. Los cuentos para mí han sido sin duda, una herramienta a la que acudir para llegar a mis hijos, para hacerme un hueco a través de esos muros invisibles que a veces levantan y que tanto cuesta sortear, porque no siempre es fácil llegar a los niños, me refiero  a determinados rincones inaccesibles que a hasta ellos mismos desconocen poseer.

2MAMÁS4Cuando se lo leí a mis hijos, mi hijo me pidió que se lo volviera a leer  inmediatamente de nuevo y me pidió quedárselo. Fue como si le hubiéramos quitado ese aguijón profundo que tanto daño le hacía, el dolor y la toxina aún estaba dentro, pero ese cuento, su historia vista desde otra perspectiva, contemplarla desde afuera y como espectador, oir  las preguntas que él me hacía y se hacía, resulto  un antídoto que alivió a mi hijo visiblemente,  y poco a poco fue recobrándose: dejó de ser un tema recurrente, volvió a no darme la espalda para preguntar  y las noches volvieron a ser plácidas y hasta las sábanas volvieron a amanecer secas.

El cuento traspasó las puertas de casa, lo leyeron otros niños manifestando también  alivio e interés  y cuando MªJosé me propuso ilustrarlo se lo enseñé a Marga Muñiz para ver que le parecía. Su acogida fue estupenda y fue lo que nos impulsó a publicarlo. Tras su edición se lo enviamos a una serie de profesionales expertos en adopción en una suerte de examen para definitivamente, poder comercializarlo con la tranquilidad y la seguridad que esta pequeña historia podía ser de ayuda para otras familias.

La acogida del cuento ha sido maravillosa y unánime. Todos los especialistas coinciden en que es una herramienta que cumple su función: la de integrar a la madre biológica de una manera sencilla y natural en la vida del niño y de la familia.

Desde aquí doy gracias a esos profesionales: médicos, psicólogos, pedagogos, orientadores, expertos en traumas infantiles en protección de menores, en acogida y adopción, muchos de ellos padres o madres por adopción y cuyas opiniones sobre el cuento podéis leer en la web del cuento y en esta web  y de las que hemos hecho un resumen en este video.


Este video no es un mero instrumento comercial. Pretende ser un aval para que las familias puedan usar tranquilas  el cuento con sus hijos. En un tema tan delicado como este, haber superado una prueba tan importante como la de la supervisión de profesionales reconocidos, da  mucha tranquilidad. A mí también me la da.

Mercedes Moya

http://picasion.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s